domingo, 11 de septiembre de 2011

VINO DE ZACCROVIA (SERGIO FRITZ ROA)

¡Venid, amigos de antiguos combates!

¡Venid, pues, y contad esas raras leyendas que en Occthuqan aprendiste de labios mustios y medrosos!

¡No dudéis en cantar,
Pues la muerte muere con la melodía que entonan
los espectros!

¡Oh, estirpe del Averno!
Y ahora, mis camaradas, si queréis, descansad vuestros hombros,
Pues la tumba es lugar cálido para quienes vagaron exhaustos por yermos y lejanos poblados,

Buscando el fuego y la brisa,

El amor fugaz y el silbido de las espadas.

Lo sé, poco ya podéis hacer en esta hora.
¡Bebamos, entonces, el vino de Zaccrovia, manantial del guerrero,

Manjar que lleva a la paz eterna,
Pasaporte directo a la región donde no florecen los amaneceres,

Sino un eterno crepúsculo;
Que, por cierto, será, nuestra última batalla!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada