domingo, 11 de septiembre de 2011

EN KHADIR (SERGIO FRITZ ROA)


Albas son las cumbres que acechan las regiones mortales de Khadhir.
Umbrales pétreos que semejan cruces sobre lápidas.
"¡Nadie regresará desde aquel país, cerco de lo numinoso!",
- advirtió una vez la Pitonisa de Thelos -.
Nadie – agrego-, salvo los buitres.
Pues maldita para los hombres es la tierra donde habita el Gusano Perseguidor.
Quien, junto a su inmunda prole, roe la carne desde la noche de los tiempos.
Suaves cánticos no se escucharán en los valles malditos de Khadhir.
Mujeres vanidosas de su pálida belleza no danzarán bajo la luz de las tres lunas,
De acuerdo a ritos primigenios.
Sólo espectros habrá.
Vagas formas prematuras, desvanecidas.
Anhelantes de sueños cálidos.
De crepúsculos e inciensos.
¡Cuando mucho los intrusos espiarán la frontera!
Pues si ingresan, no podrán huir -¡nunca más salir!-
De las regiones mortales de Khadhir.
Donde albas cumbres acechan.
Umbrales pétreos que semejan cruces sobre lápidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada